FCBTAP_2020_04

Si echamos un vistazo a los siguientes cinco años, nos daremos cuenta que para atraer a los colaboradores más innovadores, creativos y brillantes, las agencias necesitarán contar con una cultura altamente dinámica, estimulante y de aprendizaje para atraer al mejor talento.

La mezcla de talento que habrá en las agencias, será dictada por dos tendencias: cambiar la conducta del consumidor contra innovaciones tecnológicas rápidas y la generación de los Millennials, que será la más preparada en la historia, impulsada por las demandas de nuestra economía del conocimiento. Para que dichas tendencias sucedan, las habilidades que deberán existir en las agencias (complementando a las ya existentes), serán psicólogos conductuales y neurocientíficos (para apalancar “mejor” el proceso de toma de decisiones); poetas, músicos, artistas, comediantes (para desencadenar mayor creatividad); tecnólogos, hackers y otras habilidades que no existen aun hoy en día (para habilitar todo lo anterior) .

Dicho talento tan sobresaliente vivirá en una cultura abierta, fluida y de experiencias que será una sesión llena de discusiones, ideas vivas y cargada de debates.

Las prácticas paternalistas serán algo del pasado. La noción del “equilibrio entre el trabajo y la vida personal” será arcaica, ya que ambos aspectos habrán quedado fusionados. Los últimos vestigios de los paternalistas “líderes laborales” repartiendo días de vacaciones y diciéndoles a los equipos cómo organizarse para realizar una tarea, serán un distante recuerdo. El trabajo será realizado por adultos responsables, comprometidos y auto dirigidos dentro del contexto de las principales prioridades de la agencia.

Los Millennials, conocedores, expresivos y motivados por su diversidad y conocimientos tecnológicos, exigirán trabajar con compañeros quienes les puedan enseñar algo nuevo y valioso. Asimismo, insistirán en tener sus propias tareas, procesos y su tiempo. Incluso aunque tengan la capacidad de trabajar armoniosamente juntos en torno a un proyecto y separarse al término de éste, será indispensable contar con una cultura excepcional para atraer el talento que se perciba a si mismo como una marca empresarial independiente.

Al mirar a los siguientes cinco años, así será la FCB de 2019.

Pero para llegar ahí, necesitamos empezar desde hoy.

Cindy Augustine. Directora Global de Talento. FCB Worldwide